Wednesday, April 23, 2014

GYROS. © Carlos de la Parra. micro, versión ESPAÑOL---ENGLISH version scroll down.

En Grecia conciben que el tiempo se vive en dos opuestas modalidades.La que corresponde a lo cotidiano, a través de la cual sobrevivimos la existencia diaria la denominan cronos. Cronos lo vives en la sala de espera del dentista,en transportarte a la tienda, en escuchar con paciencia a una persona difícil, pasar al taller por el auto, o llevar al perro al veterinario. Pero gyros, es tiempo de especial importancia, tu primera cita con la chica de tus sueños,tu momento de competir en la carrera, tu discurso ante un auditorio lleno. O sea, tiempo de oportunidad. Tiempo en el cual todo puede mejorar o traer cambios positivos si le brindamos la dedicación a su importancia. Y dentro del cavilar acerca de éstas variantes, un buen día timbró el teléfono de Hermógenes Clitofilio joven conocido en los círculos de la fiesta y el ligue siempre buscando el amor y las más de las veces encontrando placeres corporales que no le dejan huella en los sentimientos.Ocurriéndole lo que muchos galanes denominan "el síndrome de la transformer", por el cual la belleza que destellaban ellas por la noche desaparecía en la mañana, acompañada de algún aspecto no mirado previamente,tal como una nariz de brujita,o una quijada bulldoguiana o sea un fenómeno de afeamiento inesperado. Al timbrazo del teléfono siguió la voz de María Julia a quien no había visto en año pero la recordaba claramente como una integrante de las filas de lo que él llamaba carne de batalla, o de pedacería, o sea de nivel genérico de las que prefieres no toparte con alguien conocido al estar en su compañía. Como quien dice alguien que cumple con sacarle el veneno al animal y no da para más. Además mañosa pues la chica gustaba provocar celos y causar otros dramas y situaciones de conflicto. Llevaba ella cuatro años fuera de su vida, lo cual él celebraba al paso del tiempo y recordaba como ella fué cortada de sus relaciones en un momento en que la incluyó entre un grupo de novias tóxicas a quienes expulsó de su alrededor en un esfuerzo de renovar a las filas militantes de su vida erótica. Y fueron como quince las substituídas, ésta vez eligiendo a las relevos con mayores exigencias de calidad.El sostener éste harem, aún pequeño para niveles del Medio Oriente, resultaba costoso en México D.F.,el territorio donde desarrollaba su existencia Hermógenes, pero él podía solventar éste modus vivendi pues era hijo profesional.Dicen que a veces falta el tiempo y otras el dinero para que alguien viva a la altura de sus sueños. Al joven le sobraban ambos pues su padre tenía una  cadena de supermercados y gustaba darle al hijo dinero a manos llenas.Y que no se piense que era tonto ni botarata con el billete, muy por el contrario,en lugar de departir en sitios públicos las llevaba a alguno de sus departamentos,casas o propiedades, en las cuales economizaba muchos gastos y con lo ahorrado invertía en más propiedades de renta, de alguna forma forjándose un futuro más que prometedor.
El dominio del arte de la conquista lo tenía registrado en grabaciones y su tiempo promedio de entre decir ---Hola.--- y tenerlas en plena acción erótica era como de tres horas. Claro que tenía algunas especiales que no entraban en cifras porcentuales, eran Diosas dotadas de capacidades amatorias.
Recordó el hecho de que se veía nuevamente acosado por la tal María Julia.Por mera precaución acudió a un contacto que se encargó en conseguirle a ella un puesto en una lejana embajada por una región de nombre Katchmatarka. El mero nombre le otorgó la paz que da el imponer distancia a éste tipo de maniaca compulsiva acosadora. Saboreó un martini seco mientras la orquesta musicalizaba la bienvenida de una seleccionada belleza de nueva generación. La tomó por la cintura para iniciar el baile. y percibió lo más cercano a la aparición de un gran amor.
Cuan feliz puede ser un ermitaño de lujo al encontrar a la mujer ideal. Aunque sea por unas cuantas horas. O por toda una semana, nunca se sabe.
ENGLISH VERSION.


The ancient Greek determined that time iself had two modes. Plain ,everyday routine time was termed as chronos. It happens when you visit the dentist,or walk through streets, or take the dog to the vet. That all happens in chronos time. But precious time,the time of change or opportunity was called Gyros.
This is the kind of time you face when it's your turn at the bat. Or a performance.
The phone rang, as Hermogene Clitophilliac considered these instances, and it turned out to be a call from Julia, a girl he had listed as good riddance but seemed to return like a summer allergy. And surely, here she was again,persistent as a chronic hemorrhoid. Bitchy,conflictive and annoying made an accurate description of this skank.
In the recent past, Hermie had weeded out his small private harem consisting of about a dozen local young ladies, because he realized he had evolved both his style and taste in women. on repeated occasions he woke up staring at some faces that revealed some feature that had previously gone unnoticed. The witchy face, a hook nose, a stupid expression or attitude, or some other obnoxious instance or trait. So back then he replaced most of them with peachy results.
Even in Mexico City it was a bit costly to support the company of so many extreme beauties, but it was affordable to him being the son and single heir of a supermarket tycoon, he was perfectly adapted to his lifestyle as a professional son, his father was generous to him constantly handing gifts of cash which he did not squander, much to the contrary he kept his personal fortune growing as he lived in privilege. His experience at courting was legendary. From the moment of meeting to getting them into bed he averaged under two hours if he wanted; although he usually herded them to one of his many estates and delighted in the pleasures of love around the third date.
But for now he put his habitual daily moves to a halt. Julia around and her tendency to show up and make a scene could spoil many efforts invested in his love life. It was fortunate he had good social contacts so he found a way to get Julia an attractive source of employment in an embassy at some far away country with a name that sounded like Katchatarka, which would keep her distant enough.
He savored a dry martini as the orchestra played on the dance floor of his new beach house, softly taking her by the waist and dancing into an illusion of romance. She was stunning and to a hermit like him she could mean total love for at least the rest of that week or maybe just that night. You never know for sure.


15 comments:

  1. Hermie sounds like a bloody tool but I enjoy despising him:-)

    ReplyDelete
  2. You nailed it Chicken.
    Chicks hate this guy but they swarm around him.
    Men most likely envy his position as they form a majority with polygamous nature, which they will not admit to avoid confrontation with the ladies.
    This type of man will not commit nor like a family relationship, thus he will miss all the good love contained in that, but having weighed this fact he feels compensated enough with the amount of freedom and variety of mates he will enjoy and the exemption of all the bickering and responsibility and other shortcomings of marriage.

    ReplyDelete
  3. To be clear, I wouldn't be one of Hermie's swarmers. I can spot one of these guys a mile away. Plus I'm too old for him:-)

    ReplyDelete
    Replies
    1. Right Chicken, you are mature family person.
      This is a whole other league.
      Remember this is mostly a male fantasy, although there have been real cases.
      And beyond. If in doubt google Porfirio Rubirosa.

      Delete
  4. Carlos, empezaste con Grecia, cronos y gyros, todo muy filosófico y terminaste con el despliegue de las aventuras de un galancete que, evidentemente, de gyros tenía muy poco conocimiento y práctica y se había mecanizado con don cronos. Me gustó mucho.
    Saludos.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Mirella tan bella.
      Tú puedes contemplar ésto desde mayor altura. Flotas en diferente Olimpo.
      Pero en éste relato contemplamos un individuo, a quien la vida becó y enfrenta sus relaciones con cierto grado de egoísmo, más no debemos caer en observar lo más aparente y satanizarlo. Atávicamente forma parte de un interjuego de cortejo dentro de un alcance que le abunda más posibilidades de dedicar tiempo a sus aventuras amorosas. Forma parte asimismo del riesgo implícito en todo galán con amplitud de cartera que consiste en convertirse en blanco de damas dispuestas a unirse en matrimonio mismo, no tanto por el arrebato amoroso sino por dar prioridad a su seguridad y estabilidad económica, y por tal eliminarle a él su ideal de amor que claramente contiene. Quizás su track record como elegido también lo ostente en encontrar ésa rara instancia de un amor sublime y arrollador.
      Yo sí le creo que tiende a llegar al gyros.

      Delete
  5. Muy bueno, Carlitos. Y me gustó ese giro tan apropiado para enlazar el principio casi académico y lo ensamblaste con la historia de este galán, que vive en Cronos con -creo- la secreta esperanza de vivir en gyros. El tiempo dirá... ;-) Abrazo fuerte.

    ReplyDelete
  6. Aciertas con sabiduría acerca de lo tortuoso que ocurre en las necesidades más profundas.
    Obvio que desesperadamente busca el amor su dedicación a las mujeres lo revela.
    Lograrlo o no, queda entre la ruleta de casualidades.
    Pero él está apostando.
    Iguanas del abrazo. (significa = igualmente.)

    ReplyDelete
  7. Muy bueno, Carlos.
    A pesar de que a uno pueda gustarle o no la forma de ser del protagonista, lográs crear un personaje entrañable que atraviesa la pantalla directo al corazón del lector (cosa muy difícil de lograr...).
    Me encantó cómo nos contás su relación con María Julia, ja.
    ¡Saludos!

    ReplyDelete
  8. Gracias Juan Esteban por evaluar la situación de éste becado. Da para un tipo de relato para encontrar más fondo e infinitas aventuras.

    ReplyDelete
  9. Seguimos con los microextensos, y con calidad. La historia nos presenta una manera un tanto diferente de tu estilo habitual, como intimista, reflexiva, para un lector más exigente, para luego rematar bien de manera característica.
    Un gran relato, Carlos.
    Saludos.

    ReplyDelete
  10. Raúl gracias por tan generoso comentario.
    De alguna manera éstos micros perderían de verse reducidos. Se sostienen sobre sus detalles.
    Lo que no es fácil es lograr son los cortos que presentan un panorama de amplitud dentro de su compresión.
    El cuento largo es primo menor de la novela,a la cual la puedes vestir con tus mejores reflecciones y editar el relleno lo más posible. Además la novela es un acto de paciencia ante su crecimiento.
    El micro casi requiere una gestación rápida.
    Que sea buena la vida.

    ReplyDelete
  11. Carlos, algo fría la manera como este personaje ve a la mujer. Pero es cierto, el personaje es cercano al lector.
    Abrazos.

    ReplyDelete
  12. Tienes razón. Los privilegios llegan a crear una atmósfera confusa para todos los que se involucran pero siempre existe una realidad invisible.
    Abrazos.

    ReplyDelete